Carne de Gallina por Luis de los Llanos Álvarez

Carne de Gallina por Luis de los Llanos Álvarez

Titulo del libro: Carne de Gallina

Autor: Luis de los Llanos Álvarez

Número de páginas: 408 páginas

Fecha de lanzamiento: February 14, 2012

Editor: De Librum Tremens

Descargue o lea el libro de Carne de Gallina de Luis de los Llanos Álvarez en formato PDF y EPUB. Aquí puedes descargar cualquier libro en formato PDF o Epub gratis. Use el botón disponible en esta página para descargar o leer libros en línea.

Luis de los Llanos Álvarez con Carne de Gallina

¡Pues sí que está cara la carne de gallina! Es la réplica atribuida al rey Alfonso XIII al conocerse el importe del rescate, exigido por Abd el-Krim, por los prisioneros supervivientes a la matanza de Monte Arruit: tres millones de pesetas.
La dicha matanza es el sangriento colofón al Desastre de Annual en el verano de 1921.
La Rota del ejército español en Melilla ha conmocionado al mundo, un nuevo descalabro en el Rif. Los páramos rifeños han vuelto a regarse con sangre española y esta vez sin mesura.
Las cabilas rifeñas no llegan a sitiar Melilla por su afán de pillaje.
La labor de reconquista del territorio perdido es encomendada al Tercio de Extranjeros, creado apenas un año antes.
No será hasta 1925 con el Desembarco en Alhucemas, en pleno corazón de la cabila de Abd el-Krim, los Beni Urriaguel, cuando se lograra pacificar el territorio en 1927.
Fue el primer desembarco aeronaval de la Historia contra una costa hostil y artillada, y sirvió de modelo al posterior desembarco aliado en las playas de Normandía.

Con CARNE DE GALLINA nos adentramos en las sangrientas vicisitudes de la guerra de Marruecos, 1909-1927. Desde la emboscada en el Barranco del Lobo, la Campaña del río Kert, el Desastre de Annual, la dura campaña de reconquista del territorio perdido, hasta el afortunado desembarco en las playas de Alhucemas.
Cabe destacar que en el éxito de dicha operación anfibia contó la resistencia de un pequeño destacamento de soldados españoles en Kudia Tahar; durante días resistieron el asalto de varios miles de rifeños e impidieron que Tetuán, la capital del Protectorado, cayese en manos rebeldes.